Noticias

 
Uno de los principales objetivos del Ayuntamiento de Muskiz, durante la presente legislatura, es impulsar la Transparencia y la participación ciudadana. Por lo que la actual corporación ha dado un paso más en este sentido con el nombramiento de un concejal de Gobierno Abierto, que será el encargado de impulsar y desarrollar un Plan Estratégico, un reglamento de Participación Ciudadana, un código de Buen Gobierno y un proyecto de visita sistemática barrio a barrio (AUZOTIK).

Hasta la fecha, la corporación muskiztarra había presentado el nuevo portal de Transparencia, mejorado su presencia en las redes sociales y puesto en marcha herramientas de participación y coleboración ciudadana como Línea Verde Muskiz. Sin embargo, con el nombramiento de Unai Landaburu como edil de Gobierno Abierto se pretende mejorar aún más la relación con la ciudadanía estableciendo las vías de comunicación y estrechando la relación con los/as vecinos/as.

El principal objetivo de la hoja de ruta del Ayuntamiento de Muskiz, en este proyecto de impulsar la Transparencia y la participación ciudadana, persigue la definición de un modelo integral para su gestión, dotado de orden y coherencia y, basado en una decidida apuesta por la rendición de cuentas y la colaboración público-privada. Además, de estrechar la relación con los/as vecinos/as de Muskiz a través del proyecto Auzotik, con visitas a los barrios.

El equipo de gobierno muskiztarra es consciente de la compleja y dinámica realidad política, social y económica actual, que desborda los esquemas tradicionales y pone de manifiesto su limitada capacidad para ofrecer respuestas efectivas a los problemas y demandas de la sociedad. Máxime cuando éstos precisan de una acción colectiva y la solución sólo es posible si se llega a diagnósticos compartidos que den paso a objetivos e intervenciones jerarquizadas.

Este escenario requiere de la consolidación de nuevos modelos de gobierno para responder con eficacia, eficiencia, de manera sostenible y en condiciones de igualdad a las necesidades sociales y para favorecer procesos de toma de decisiones más efectivos, evitar la corrupción, mejorar los mecanismos de rendición de cuentas y mejorar la confianza ciudadana en las administraciones públicas. Un modelo institucional y una práctica política capaces de transformar las necesidades de la ciudadanía en respuestas solventes.