Noticias

 

El Ayuntamiento de Muskiz ratifica un acuerdo con la Comisión Sokorroko Ama para cederles el uso de un local municipal ubicado en la marquesina del barrio de Pobeña. Las instalaciones servirán de lugar de reunión de esta asociación con la contraprestación de que sus integrantes se comprometan a impulsar actividades culturales y festivas, sin ánimo de lucro, de interés para todos los/as vecinos/as del municipio.

Los/as responsables municipales de Muskiz y la Comisión Sokorroko Ama han oficializado el acuerdo de cesión de un local en el que reunirse periódicamente y desde el que coordinar las actividades culturales que organiza esta agrupación. Recientemente, el Ayuntamiento también ha cedido el uso del edificio de los antiguos baños municipales, tras ejecutar las obras de restauración necesarias para su adecuación como lugar de reunión, a otra Asociación de Vecinos/as de este mismo barrio.

En virtud del acuerdo formalizado con el Ayuntamiento, la Comisión Sokorroko Ama se compromete a impulsar actividades de interés para todos/as los/as vecinos/as de Muskiz, bien de interés cultural bien con carácter meramente festivo, que no supongan lucro alguno para los/as integrantes de la agrupación.

El local, sito en la marquesina de Pobeña, dispone de una superficie de 36 m2 distribuidos en una sala principal y un baño con ducha. Y, a través del acuerdo formalizado con el Ayuntamiento de Muskiz, la Comisión Sokorroko Ama se compromete a sufragar los gastos derivados del uso del mismo, así como a mantenerlo en unas condiciones óptimas de limpieza y conservación.

Los/as integrantes de esta asociación tienen a su disposición el local de la marquesina de Pobeña en horario de 9 de la mañana a 10 de la noche, excepto los fines de semana y festivos, en que podrán hacer uso del mismo hasta las 24 horas. Los/as responsables municipales han previsto, así mismo, que –de forma puntual y con la autorización previa de la corporación– se pueda ampliar el horario mencionado.

El convenio formalizado con la Comisión Sokorroko Ama tiene una vigencia de 5 años y se entenderá prorrogado automáticamente en caso de que ninguna de las dos partes renuncie a ello. Y, así mismo, establece las sanciones aplicables en caso de incumplimiento de las obligaciones recogidas en el propio contrato de cesión o en cualquiera de las ordenanzas municipales de aplicación.