Noticias

 

El Ayuntamiento de Muskiz ha aprobado la concesión de 33.700 euros en concepto de ayudas a la rehabilitación de fachadas e instalación de ascensores en diez edificios de la localidad. Con esta medida, la corporación persigue una modernización y mejora paulatinas del parque de viviendas y su adecuación a las necesidades de sus propietarios/as e inquilinos/as.

Los vecinos/as de nueve inmuebles de Muskiz se van a beneficiar de ayudas por importe de unos 31.800 euros para la rehabilitación de fachadas y un décimo bloque de viviendas dispondrá de una ayuda de 1.900 euros para la instalación de ascensor en la comunidad. En todos los casos, el importe de las subvenciones supone el 20% del presupuesto de las obras a ejecutar.

La cuantía de esta línea de subvenciones va a suponer una ayuda económica para 94 familias de Muskiz que han solicitado presupuestos para arreglos de fechada e instalación de ascensores entre los años 2012 y 2015. Los inmuebles en los que se han ejecutado estos trabajos se encuentran en las calles Sobalbadun, El Crucero, Las Acacias, Cendeja, Autonomía y Antonio Trueba.

La ordenanza reguladora de esta partida presupuestaria contempla que el Ayuntamiento de Muskiz reparta equitativamente las subvenciones entre todas las solicitudes recibidas. Sin perjuicio de que estas ayudas sean compatibles con las concedidas por el Gobierno Vasco.

Ordenanza reguladora

La ordenanza reguladora de estas ayudas también establece que el importe global con que se subvencionan estas mejoras no debe superar el 20% del importe final del presupuesto tanto para el arreglo de fachadas como para la instalación de ascensores. Y establece un límite de entre 1.200 y 1.500 euros para cada vivienda y local, en el caso de la rehabilitación de fachadas, y de 10.800 euros por ascensor instalado.

En el caso de obras en las fachadas se recoge, además, un apartado específico para la subvención del coste de los honorarios técnicos de arquitectos y aparejadores.

Por su parte, en el supuesto de la solicitud de ayudas para la instalación de ascensores, los inmuebles deberán contar con -al menos- tres plantas de altura y una antigüedad superior a 10 años. Aunque también se establece una excepción: se subvencionarán actuaciones en edificios más modernos si en ellos habitan personas de movilidad reducida -que se encuentren en esta situación tras su traslado al edificio- o personas mayores de sesenta años.