Noticias

 

El pleno del Ayuntamiento de Muskiz ratifica el inicio del expediente de contratación de la ampliación de la senda peatonal del río Barbadun, desde la iglesia de San Juan hasta la ferrería de El Pobal. Con la ejecución de estos trabajos de adecuación de la ribera del cauce fluvial se completa el proyecto para dotar a la localidad de un espacio de esparcimiento de 12 kilómetros del longitud, que une todos los barrios de la localidad.

La segunda y última fase del proyecto conocido como el “pulmón verde” de Muskiz está previsto que se ejecute a lo largo del año 2017. Con un presupuesto inicial de 1.517.230 euros, los trabajos -cuyo expediente de contratación acaba de aprobar el pleno del Ayuntamiento de Muskiz- completarán la regeneración de los márgenes río Barbadun para conformar un lugar de esparcimiento integrado en un espacio natural.

El paseo fluvial, que actualmente une la playa de La Arena y el centro de Muskiz, se va a ampliar hasta la ferrería de El Pobal. Este proyecto, de un total de 4 kilómetros de longitud, permitirá la conexión de todos los barrios de la localidad a través de esta senda pensada para el esparcimiento. De manera que los/as vecinos/as de la Nesilla podrán desplazarse, con seguridad, hasta el núcleo urbano a través de un nuevo sendero, incluido en el proyecto.

La ampliación del paseo fluvial transcurrirá bajo el puente de Bilotxi y continuará hasta la ferrería de El Pobal por el cauce del río Mayor, siguiendo los condicionantes impuestos por URA, el organismo competente en la vigilancia de los cauces fluviales. Para que los transeúntes puedan disfrutar de un nuevo espacio de ocio y esparcimiento, que se unirá a las zonas ya existen en Muskiz, los cinco pasos entre ríos y escorrentías se van a solventar con pasarelas de madera plenamente integradas en este entorno natural.

Asimismo y con objeto de preservar la seguridad de los/as viandantes, el proyecto también contempla la ejecución de una pantalla de micropilotes -de 70 metros de longitud- para sujetar una ladera escalonada situada en el tramo comprendido entre el cruce de Santelices y el puente de la carretera. En este último punto, además, está previsto consolidar y ampliar la galería ya existente.

Revegetación

En esta segunda fase de regeneración del río Barbadun se han contemplado actuaciones de recuperación arbórea de un tramo de ribera que ha perdido la vegetación y de revegetación de las zonas paralelas a la senda que se verán afectadas por las obras a realizar.

Las dos márgenes del tramo comprendido entre la galería que existe bajo el estribo del puente de la carretera y que finaliza en la pasarela de madera que cruza el río Barbadún, a la altura del barrio de la Nesilla, son los únicos sectores que precisarán de recuperación arbórea. En esos 50 metros lineales se van a plantar ejemplares de Alnus Glutinosa, Salix Alba, Fraxinus Excelsior, Corylus Avellana y Sambucus Nigra. Especies autóctonas que ocupan la zona superior del talud del cauce y la franja que lo separa del camino natural proyectado.

Por otro lado, la revegetación planteada se centra básicamente en la reposición de la cobertura vegetal actualmente existente en los bordes del terreno inmediatos al camino y que resultarán afectados por las obras. Esta reposición consiste en el perfilado del terreno, la extensión de la tierra vegetal y la plantación de césped. Además, en algunos tramos, esta operación está previsto que se extienda a zonas ajardinadas, taludes y sobreanchos.

Con la ejecución de esta segunda fase de la regeneración del río Barbadun quedaría completado uno de los proyectos más ambiciosos del Ayuntamiento de Muskiz: dotar a la localidad de una senda fluvial, de 12 kilómetros de longitud, que une todos los barrios desde Kobaron hasta El Pobal. Este recorrido, por discurrir paralelo al cauce del río y preservar el entorno natural del mismo, está considerado como el “pulmón verde” de un municipio unido a su imagen minera e industrial.

Actuaciones anteriores

La regeneración de los márgenes del río Barbadun se han ido ejecutando en distintas fases. Hasta la fecha, los/as muskiztarras y visitantes de la localidad disfrutan de una senda fluvial perfectamente acondicionada entre la playa de La Arena y la iglesia de San Juan. Actuación para la que se contó con una subvención del Gobierno Vasco que ascendía a prácticamente la mitad del presupuesto de licitación aprobado por el Ayuntamiento.

Los trabajos de esta fase inicial, que se acometieron durante el primer cuatrimestre del año 2015, consistieron en la mejora del firme de ambas márgenes del río con la dotación de mobiliario urbano, la regeneración de la flora con la plantación de 4.800 árboles y arbustos de ribera, y la eliminación de especies invasoras. Esta primera actuación precisó del desbroce de los 30.000 metros cuadrados de los taludes del Barbadun.

La inversión final de los trabajos de adecuación de este primer tramo de la senda fluvial ascendió a 380.000 euros.

Los principales objetivos de esta amplia actuación en los márgenes del Barbadun son acondicionar un paseo para uso recreativo, dado que cada vez está más frecuentado por vecinos del municipio y turistas, integrarlo adecuadamente en un paisaje más natural y, la regeneración y protección de aquellos espacios protegidos por su interés naturalístico o por ser Lugar de Importancia Comunitaria.