Noticias

 

El Ayuntamiento de Muskiz ha adjudicado la elaboración de un Plan de Interpretación de los Cotos Mineros para la localidad con el que se podrá abordar un diagnóstico de la interpretación y señalización de los accesos existentes a estas zonas. Este nuevo Plan diseñará el “guión interpretativo” de los Cotos Mineros; esto es, determinará el mensaje que se quiere hacer llegar a la ciudadanía, tanto a nivel global como en cada una de las zonas.

Esta tercera fase del proyecto, que fue considerada como estratégica y prioritaria dentro del Plan del Paisaje Minero de la Costa en el año 2015, finalizará con la elaboración de un manual de señalización donde se indicarán los diferentes materiales a utilizar para realizar la futura comunicación con la población visitante: diseño a usar, logotipos, toponimia, imágenes…

El coste de la elaboración del Plan de Interpretación de los Cotos Mineros es de 21.659 euros IVA incluido, pero el Ayuntamiento de Muskiz y la empresa adjudicataria tienen previsto solicitar sendas subvenciones al Gobierno Vasco y el Ministerio de Cultura para la elaboración de esta fase del proyecto de puesta en valor del paisaje minero costero de la localidad que se desarrollará durante el año 2017.

Entre las actuaciones que se van a ejecutar a lo largo de los próximos meses, tras las dos fases completadas a lo largo de los años 2014 y 2015, el nuevo Plan de Interpretación de los Cotos Mineros establecerá un itinerario de visita principal, que se apoyará principalmente en el trazado del Camino de Santiago –ya protegido– y sus correspondientes ramales, definiendo la conexión con otras zonas mineras de Muskiz. También se seleccionarán otros puntos o lugares interpretativos, para complementar la zona de visita, mediante señalización direccional, informativa e interpretativa.

Actuaciones precedentes

Durante el año 2015, el Ayuntamiento de Muskiz elaboró un Plan de Acción del Paisaje para definir las futuras intervenciones en los cotos mineros de la localidad, enclaves que conforman un paisaje único que debe ser respetado. En este Plan de Acción se encuentran delimitados los estudios de puesta en valor; las actuaciones de paisajismo, señalización y urbanización y, las propuestas de nuevos usos.

El Plan de Acción del Paisaje viene a completar el Estudio Histórico-arqueológico de los cotos mineros en el que el consistorio trabajó en el 2014 y a través del que se quiere incorporar al PGOU a aquellos enclaves que dispongan de interés turístico. Además, en esta primera actuación se determinó el grado de protección de cada una de las instalaciones mineras de Muskiz, en función de su presunción arqueológica.

Entre los objetivos generales de esta actuación se encuentran la difusión de la diversidad del patrimonio de la localidad, mejorándolo desde el punto de vista cultural, y el diseño de un plan de recuperación de itinerarios respetando el entorno rural de una zona que se extiende entre la carretera hacia Cantabria y la línea de costa.

Todas las actuaciones acometidas hasta la fecha por el Ayuntamiento de Muskiz han contado con subvenciones de distintos departamentos del Gobierno Vasco o la Diputación Foral de Bizkaia.

Objetivos específicos

Este proyecto para la revalorización de los cotos mineros, contempla la rehabilitación de edificios y estructuras con valor patrimonial para transmitir la memoria y cultura de la localidad. Desde el punto de vista social, se trata de reinterpretar el espacio de la minería en Muskiz, como testimonio de la identidad de la zona y con objeto de devolver a la ciudadanía una zona de uso y disfrute.

Los principales objetivos medioambientales de esta propuesta serán la limpieza de las basuras y ramas de los cotos mineros, la eliminación de las especies exóticas de la zona y la plantación estratégica con vegetación autóctona y, la delimitación de senderos y recorridos para ordenar el tránsito de las personas.

En la zona de Carrascal se conservan las galerías y excavaciones a cielo abierto de las que se obtenía el hierro. A través de la Vía Chiquita -que comunica con Kobaron- o el paseo Itsaslur -que bordea la costa- es posible recorrer el camino de las oxidadas vagonetas de mineral hasta hornos, lavaderos y cargaderos. En el barrio de El Hoyo todavía están en pie las viviendas de los mineros, de los trabajadores que forjaron el actual paisaje de Muskiz.

Los hornos gemelos de la Amalia Vizcaína nos remontan a un tiempo en que el mineral se sacaba de la antigua mina, hoy rellenada, y, después de ser calcinado, se llevaba por ferrocarril hasta el cargadero El Castillo, donde los barcos desafiaban el frecuente oleaje para llenar sus bodegas con el hierro de Somorrostro.

Todo ello conforma un espacio de gran elocuencia, donde el patrimonio cultural y natural se aúnan; un espacio que el Ayuntamiento de Muskiz quiere recuperar, en su variedad de significados, para que sea disfrutado, sentido y vivido por la ciudadanía.